Una receta japonesa: tataki de salmón con helado cítrico

Como cada jueves, el restaurant La Casa se especializa en comida japonesa. Nuestros amigos nos visitan una y otra vez en búsqueda de nuevos sabores para complacer al paladar. Por ello, dentro de nuestras ofertas, además de la comida cubana típica y las recetas de comida internacional, incluimos una velada japonesa para animar a nuestros clientes a experimentar con nuevas texturas.

En esa faena, la paladar La Casa ya se acerca a su primer aniversario de Noche de Jueves Japonés, por lo que quisiera adelantarles hoy una de las nuevas recetas japonesas que incluiremos en el menú de La Casa, a propósito de esa fecha. Además, quisiera acompañar esta recomendación culinaria con un maridaje especial.

 Lo cierto es que todos sabemos que combinar de forma armónica platos diversos con la bebida que le corresponde y un habano, es una tarea que a simple vista pudiera parecer sencilla. Sin embargo, requiere conocimientos profundos y creatividad. Como este ejercicio es absolutamente imprescindible, sobre todo para quienes comen, beben y fuman, hoy les recomiendo maridar un vino blanco Sancerre. Domaine Henri Bourgeois, 2004, de Francia, con un platillo de tataki de salmón con helado cítrico, y para finalizar, un habano Romeo y Julieta Petit Princess.

Ingredientes:

150 g salmón

250 g sal

500 ml de crema de leche

50 ml aceite de oliva

20 g de ajo

30 g de cebolla

50 ml de zumo de limón

 Preparación: Sellar el filete de salmón con abundante sal, lavar y reservar. Mezclar jugo de limón con cebolla, ajo, sal, pimienta y emulsionar con aceite de oliva y reservar. Batir la crema de leche hasta doblar el volumen. Aparte blanquear las yemas, unir a la crema batida e incorporar el jugo de limón emulsionado. Refrigerar por 24 horas antes de montar el helado cítrico sobre el filete de salmón.

 En este caso el salmón prima en el paladar, mientras el helado cítrico aporta notas de acidez que empastan perfectamente con el vino blanco Sancerre, ya que este expresa sabor vegetal y matiz ahumado, además de presentar una ligera cremosidad, con una fruta madura generosa y una espina dorsal de acidez imprescindible para este buen maridaje.

 Un segundo habano, el Petit Princess de Romeo y Julieta, tiene principalmente tonos florales en su profundo sabor a tabaco, que origina gran placer en el paladar durante veinticinco minutos de deleite sin igual.

Acerca de Alejandro Robaina

Dueño del restaurant La Casa, en La Habana, Cuba. Owner of restaurant La Casa, in Havana, Cuba. Ver todas las entradas de Alejandro Robaina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: