Un toque femenino en la cocina cubana

Alejandro, Klaus y Michel restaurant La Casa

Alejandro, Klaus y Michel

Nadie niega que la alimentación y los sabores de la infancia marcan la vida completa. Cuando era niño la alimentación dependía de mis padres, y en mayor medida de mi madre y mi abuela María, quienes me cocinaban con tanto amor. Luego comencé a asociar sabores con emociones.

Los alimentos y sabores que me formaron fueron preparados por manos de mujeres.  Los sabores y secretos para lograrlos se transmitieron y enriquecieron de madres a hijas, de generación en generación. Por ello, porque esta fórmula no solo se ha repetido en la familia Robaina, sino en cada núcleo familiar, la cocina tradicional cubana tiene su base en el sexo femenino, que a lo largo de los años se ha ido entrenando en las artes culinarias, para mantener la tradición y los secretos de la comida cubana.

Pili restaurant La Casa

Pili mesera restaurant La Casa

No obstante la importancia de los alimentos, vitales para todo ser humano, estos se comenzaron a preparar, desde hace mucho tiempo, en el mundo de lo privado, en las cocinas de las casas, conocidas como el espacio de lo femenino por excelencia. Antiguamente el acto de cocinar no se consideraba  un trabajo, sino sólo un acto de amor  y/o una actividad más entre las obligaciones de la casa, asignadas a las mujeres. Y si nos remontamos más atrás, vale decir que en la época prehispánica, por ejemplo, era la mujer del pueblo la que molía y preparaba el cacao que era consumido por el grupo dirigente y por los guerreros, pero no se le permitía beberlo, pues si lo ingería, le costaba la vida.

Cuando la preparación de los alimentos empezó a salir a lo público, en comederos, posadas y restaurantes, aparecieron varones cocinando y empezó a verse no sólo como un trabajo, sino como un saber y un arte, sino como una profesión: la de chef. Es por ello que actualmente se considera que un buen restaurante cubano e internacional tiene un buen chef. En el restaurant La Casa contamos con representantes como Michel, Didier y Klaus.

Didier y Deysi chef restaurant La Casa

Didier y Deysi chef restaurant La Casa

No obstante, como las enseñanzas de las bisabuelas y abuelas fueron tan sólidas, en ninguna cocina cubana puede faltar la mano femenina. Por ello, en la paladar La Casa la chef Deysi irrumpe en las artes gastronómicas para ponerle el toque femenino a la sazón y decorado de los platillos del restaurant. Ya Deysi no se conforma con recibir  sólo halagos familiares como: “te quedó bueno má”,  sino que lleva su estilo culinario hasta el restaurant y aprende de los secretos de las comidas internacionales.

Las mujeres vuelven a las cocinas, pero ahora como chefs. Sin dudas, todo ambiente familiar, como el que caracteriza a La Casa, necesita de la presencia y la opinión femenina. De ahí que tradición, experiencia y femineidad se complementen en la cocina del restaurant, para hacer de la comida típica cubana y la comida internacional, una verdadera delicia para el paladar.

 

Acerca de Alejandro Robaina

Dueño del restaurant La Casa, en La Habana, Cuba. Owner of restaurant La Casa, in Havana, Cuba. Ver todas las entradas de Alejandro Robaina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: