Mi abuela, la superabuela

Mi abuela

Mi abuela

Sin dudas, el restaurant La Casa sin muy abuela sería otra historia. Ella es un personaje muy singular que le otorga una distinción peculiar a la familia Robaina toda. Como el miembro más antiguo del hogar, junto a mi abuelo, conforma un par sumamente paradójico: ella toda comunicativa y él más reservado. Precisamente estas diferencias son las que le dan sabor a esta relación y además favorecen el equilibrio de caracteres.

Mi abuela

Mi abuela

Por mi parte, me parezco más a la abuela María, pues me encanta conversar con los clientes y compartir experiencias. Ella en esta faena ha sido un ejemplo insuperable, pues a pesar de su edad que ya roza los 91 años, se mantiene muy afable. Compartir con los comensales anécdotas, ya es parte de su quehacer cotidiano. Lo disfruta sin reparos, pues expone con alevosía todo lo que ha vivido y aprendido durante más de nueve décadas.

Sacando bien las cuentas, me percato de que mi abuela ha sido una mujer de dos siglos: plena en el XX y muy experimentada en el XXI. Por lo que no es de extrañar que su horizonte cultural sea muy amplio, sobre todo porque ha viajado a diferentes países y en diferentes épocas. Además, le gusta mucho leer y conocer de la actualidad, para no estar demodé, como dijeran los franceses. A partir de estas experiencias es que María logra conversar con cada comensal y entablar diálogos sumamente inteligentes.

Mi abuela

Mi abuela

Las personas más asiduas a la Paladar La Casa preguntan por ella cuando no la ven. Ya es parte del ritual del restaurant, siempre dispuesta a compartir ideas y hasta risas. Sobre todo estas últimas con los niños, pues los infantes no escapan de los cuentos de la abuela, quien tiene para todos los gustos y caprichos. Cuando muchas de las familias llegan con sus hijos más pequeños, los niños se le acercan y comparten con ella juegos y demás actividades de esa índole.

Los niños la prefieren por su carisma y ternura; mientras que los demás clientes lo hacen por su afabilidad y experiencia. Todo un ícono, mi abuela se ha convertido en la superabuela de La Casa.

Acerca de Alejandro Robaina

Dueño del restaurant La Casa, en La Habana, Cuba. Owner of restaurant La Casa, in Havana, Cuba. Ver todas las entradas de Alejandro Robaina

2 responses to “Mi abuela, la superabuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: