5 consejos para nuevas paladares en Cuba

Restaurant La Casa

Restaurant La Casa

Las reformas económicas de los últimos años en Cuba han abierto paulatinamente la puerta a los emprendimientos privados.  Desde octubre de 2010 hemos presenciado una verdadera explosión del trabajo por cuenta propia. En La Habana han surgido decenas de nuevas cafeterías y restaurantes privados (paladares), además de talleres, relojerías, tiendas de artículos religiosos, estudios fotográficos y han renacido otros oficios.

El restaurant La Casa atesora 16 años de experiencia en este tema. Fuimos de los primeros en inaugurar un restaurante privado en La Habana, cuando la apertura económica en los años 90. Hemos sobrevivido a las épocas malas y crecido en las buenas. Somos una prueba de que la pretendida inconstancia de los cubanos es un mito.

Algunos de los nuevos propietarios de paladares son amigos, conocidos… A otros solo me une la lógica competencia. Con esos que empiezan quiero compartir hoy 5 consejos, 5 claves del éxito del restaurant La Casa. Pienso que en esta era de la web 2.0 creerse dueño del conocimiento es absurdo, por eso revelar estos “secretos” constituye una manera de ser coherente con todo lo hecho durante estos meses en Internet.

Aquí van mis 5 consejos para nuevas paladares en Cuba:

1-    Buscar un buen chef: Usted puede tener la mejor localización, una decoración excepcional, un ambiente delicioso…, pero si el chef no es bueno, nunca ganará clientes –salvo los que lleguen por curiosidad.

2-    Un lugar abierto: Evite los lugares cerrados y sombríos. Si puede escoger el sitio donde instalar su paladar o diseñarlo con antelación, deje un espacio al aire libre.

3-    Un servicio profesional: Su personal debe ser amable, capaz de dialogar con el cliente más allá del intercambio regular sobre el pedido.

4-    Precios justos: Los extremos son malos: ni precios muy bajos, porque deprecia su menú; ni muy altos, porque corre el riesgo de perder el equilibrio imprescindible con respecto a la calidad de la comida.

5-    Constancia en la oferta: Este puede ser el factor más difícil de alcanzar. Una regla de oro: trabajar, trabajar y trabajar. Un restaurante no es un cachumbambé.

Espero que estos consejos lleguen a algunos de mis colegas y les sirvan en los primeros meses, cuando sobran las ilusiones, y las dificultades. A todos les deseo mucha suerte. El éxito de una paladar significa el bienestar de varias familias de cubanos. Los que queremos a este país no podemos pedir más que eso: felicidad.

About these ads

Acerca de Alejandro Robaina

Dueño del restaurant La Casa, en La Habana, Cuba. Owner of restaurant La Casa, in Havana, Cuba. Ver todas las entradas de Alejandro Robaina

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 32 seguidores

%d personas les gusta esto: